Datos curiosos sobre el crossover Arrow-Flash

Carlos Valdes (“Cisco Ramon”) y David Ramsey (“John Diggle”) adelantan que uno de los puntos interesantes del cruce entre ambas series es que el tono general de cada programa afecta a los personajes. Arrow es más oscura, mientras que Flash es ligera y divertida. Y en este cruce de universos se impondrá la comedia, principalmente por el lado de Diggle, quien, acostumbrado a manejarse “según el manual”, deberá relajar sus modos al operar en Central City.

El productor ejecutivo Andrew Kreisberg promete que este crossover impulsará los respectivos arcos de las series, a pesar de que ambas mitologías quedarán en suspenso momentaneamente: “Será una gran sorpresa para Oliver lo que suceda en el “lado Flash de las cosas” (...) lo cual tendrá gran impacto en el universo Arrow. Por su parte, Barry crecerá en gran medida durante estos episodios (...) Era imporante para nosotros que ambos héroes vivan grandes cambios durante estos capítulos compartidos. Barry ha estado muy centrado en su velocidad y poderes, con lo cual nunca pensó mucho las cosas. Habrá que ver qué pasa cuando le toque experimentar la derrota, con el soporte de Arrow. Por su parte, este año Oliver ha dejado en segundo plano su identidad pública para centrarse en ser Arrow la mayor parte del tiempo. Barry lo ayudará a recordarle ese aspecto suyo. La idea de plantear una rivalidad Flash vs. Arrow en realidad no es con un sentido de competencia, sino de centrarnos en el corazón de cada héroe”.


Estos episodios le plantearán varios dilemas a Barry / Flash, quien deberá sobrellevar el rigor paternal de su ídolo Oliver / Arrow. Grant Gustin (“Flash”) comentó: “Lo que no mate a Barry, lo hará más fuerte, incluso las flechas de Arrow. Con cada episodio, confiará un poco más en su equipo Flash, y al mismo tiempo, irá haciéndose más preguntas cuestionadoras sobre Harrison Wells (Tom Cavanagh). De esta experiencia, Flash saldrá más aplomado y se sentirá al mismo nivel que Arrow, a quien siempre colocó en un pedestal. Finalmente, aceptará su rol y su responsabilidad para con la comunidad de Central City”.

Ambos equipos aprenderán bastante del otro... no solo sobre cómo manejar sus misiones sino en cuanto a qué significa ser un héroe, en cada aspecto de la palabra. Stephen Amell (“Arrow”) sostiene: “Durante su operación en Central City, el equipo Arrow aprenderá un par de lecciones importantes, más allá de que Starling City no será un foco de actividad de meta-humanos, tal cual sucede en Flash”.

Emily Bett Rickards (“Felicity Smoak”) afirmó que uno de los mayores retos para los dos equipos será aprender a coexistir, cuando cada uno tiene sus propia metodología de trabajo. “Felicity deberá resolver este problema, hacer que funcionen distintas personalidades, con lo que sumará gran experiencia como psicóloga. Deberá moderar los egos y combatir los malos entendidos que vayan surgiendo”.

Por su parte, Danielle Panabaker (“Caitlin Snow”), agregó: “El equipo Arrow está acostumbrado a cumplir exactamente con lo que ordena Oliver. Él es quien toma las decisiones, por lo que como líder deberá aprender a ser más abierto en este aspecto”.

Lamentablemente, no habrá tiempo para romance en este cruce de superhéroes... Cuando Barry y Felicity parecen ser el uno para el otro, se tomarán su tiempo para poner a prueba su supuesta química con otras personas. Grant Gustin (“Flash”) adelantó: “Nadie se moverá en falso en este punto, cada quién se va a atener a su libreto, Barry y Felicity seguirán siendo amigos por ahora... Con todo lo que sucede en estos dos episodios especiales, realmente no hubo tiempo para pensar románticamente”. Sin embargo, el beso entre Felicity y Ray Palmer (Brandon Routh) –rival de Oliver Queen- traerá no pocas consecuencias en la trama de Arrow.




Previous
Next Post »

PUBLICAR COMENTARIO